Ir al contenido principal

Día 383

Calles, calles que guardan todo tipo de recuerdos, algunos pasados por llantos, otros lleno de risas y buenos momentos, calles que vieron crecer y calles que atestiguaron la muerte, calles que marcaron grandes acontecimientos, históricos, verídicos, y otros inventados al pasar, calles que compartieron la nostalgia de una despedida, de algunos hasta luego que terminaron en nunca más, calles, calles que se llenaron de amores, prohibidos, perdidos, comprometidos y despechados, calles que se volvieron mágicas y también las que pasaron por otras adicciones, calles que lo vieron todo aunque guardaron silencio, calles que pasaron al olvido y calles que nunca duermen como las de las grandes ciudades, calles, calles que son parte de la vida de alguien, calles que a pesar de los años siguen guardando esos aromas, esos sentimientos, esos recuerdos que florecen en un abrir y cerrar de ojos cuándo nadie las ve.

Comentarios

  1. ME ENCANTÓ <3 Esta hermoso :'3

    ResponderEliminar
  2. Resulta curioso que hayan lugares que a pesar del tiempo nos sigan transmitiendo lo mismo que nos hicieron sentir en un principio.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  3. Están esas calles,esquinas que al pasar,sientes que se te estruja el corazón de nostalgia.

    Como siempre me encantan tus entradas! saludos!

    mi blog: http://wheneverythingdown.blogspot.com.ar/ :)

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito tu texto, que bien escribes besos!
    http://diariodeunaalbondiga.blogspot.com.es/2013/05/el-gimnasio.html

    ResponderEliminar
  5. Que bella entrada! hace mucho no paso por tu blog, sigue igual de hermoso ♥

    ResponderEliminar
  6. Mientras leía recordaba cosas... Cosas que pasaron en calles y que cada vez que paso por ellas empiezo a recordar cosas, momentos felices y tristes. Muy hermoso texto <3

    Besos <3

    ResponderEliminar
  7. Si leo esto cuando esté estudiando voy a llorar mucho, que difícil alejarse de tus calles y lanzarse a conocer calles ajenas con la esperanza de que algún día sean propias también.. Me gustó mucho este escrito, besos!

    ResponderEliminar
  8. Calles, caminos, dejan marcados las huellas de nuestro pasar, traen consigo un recuerdo inmeso. Adore tu entrada!

    ResponderEliminar
  9. linda, linda, amo tu blog <3
    besos!

    ResponderEliminar
  10. mañana es feriado ^_^ oooooooooooh tengo feriado largo jajaja me gusto mucho muchote tu post es muy liiiindo ..... te mando todos los besotes del mundo te queremos todos tus fans y yo tambien mucho mas te quiero linda :)

    ResponderEliminar
  11. Hola, me ha encantado tu blog, escribes genial y sobre cosas muy originales, sigue así!
    Un besito gigante,
    Tina
    http://tinatraumen.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  12. Es precioso, probablemente siempre te he considerado una de las mejores escritoras de Blogger que he leído, apostaría por ti en cualquier momento. No pares de escribir, porque el mundo perdería una parte de magia.

    ResponderEliminar
  13. Sí, y esas calles, con nombres y recuerdos, se quedan grabadas a fuego en más sitios que las fotografías

    ResponderEliminar
  14. Fue leer esta entrada y acordarme al instante de una sola persona en especial y de muchos momentos vividos desde el 2009, tantas calles y lugares con recuerdos :( Me encantó lo que escribiste y me transmitió algo raro... Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Hermoso simplemente! espero con ansias tu nueva entrada!


    - Ma belle Catastrophe, le début de la fin..

    http://imperfect-is-perfect.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  16. Estoy de acuerdo. Hay tanto para recordar con la persona importante que compartiste, que me sigue dando nostalgia al recordarlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.