Ir al contenido principal

Día 384

Se resbala por su mejilla una lágrima mientras se miran fijamente sin mediar palabras. Él sostiene su taza de chocolate suspendida en el aire, ella redobla las yemas de sus dedos sobre la mesa de roble, dejando ver sus uñas recién pintadas de un lapislázuli vibrante. La aguja de reloj pronuncia una y otra vez el tiempo que se les va mientras los recuerdos se ahogan en un vaso de agua. El murmullo resulta ser como una música de fondo mal cantada que no deja concentrarse en lo que realmente se deberían decir. Ella no quiere empezar, él prefiere no arruinar lo poco que les queda. Ambos están ahí, sumergidos en un mar de dudas y reproches y disculpas que no saben como pronunciar. Él sabe que no le queda mucho tiempo más, que un boleto de tren lo espera a las seis y de ahí no habrá ni perdón ni esperanzas que valgan la pena dialogar. Y ya es hora, la hora que nunca planearon cuándo se conocieron tres años atrás, más precisamente, el verano más caluroso de sus vidas. Se levanta de su asiento, por fin, y le da un beso en la frente para terminar con el eterno drama. Ella baja la mirada sin pestañear y pronto lo ve marchar y perderse entre el montón. Por momentos se arrepiente de no haberlo detenido y por momentos ruega que no se vuelva para mirarla. Ya estando y sintiéndose más sola que antes, abre su bolso y saca un sobre que no tuvo valor de entregar, dentro estaba su carta de puño y letra, la fotografía de aquel verano y una ecografía tomada hace una semana. Es demasiado tarde para que él lo sepa.

Comentarios

  1. Es maravillosa la manera en la que escribes, lo repetiré miles de veces, pero es que realmente me encanta.
    Un beso^^

    ResponderEliminar
  2. Ya te di mi opinión sobre ésta entrada a través de otro medio.
    ¿Qué más puedo decir?
    PERFECCIÓN♥

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente tu blog es mi favorito y lo digo en serio. Cuando necesito inspiración o sólo leer algo real te visito. No te sorprendas si te digo que lo tengo guardado en "mis favoritos".
    Me encanta la entrada y el nuevo diseño. ¡Me encanta todo de este blog!
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Ufff, precioso y triste. Me ha gustado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Dios...IMPRESIONANTE, sobre todo el final.
    Me gusta.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Hola he llegado hasta tu blog y decirte que me ha encantado!

    Es una entrada preciosa sobre todo me encantó lo de: "por momentos ruega que no se vuelva atrás para mirarla"

    Es el típico momento en que todas nos derrumbaríamos.


    Te invito si te apetece estoy por aquí:
    http://sensaciondeamanecer.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Ow.... me encanta. Me desmoronaste.
    Es excelentemente cierto.
    A veces es muy tarde.
    Saludos(:

    ResponderEliminar
  8. Sorprendente final. Es peor la angustia por las palabras no escuchadas, que por las recibidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mucha razon ..........

      Eliminar
  9. Soy la chica del blog El revoloteo de una mariposa
    El caso es que te seguía hace mucho y por despiste mío no te comento pero intentaré hacerlo a partir de ahora al igual espero que tú también lo hagas conmigo.
    Un texto muy bonito, me gusta!!
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  10. TIENEESS UN PREMIO EN MI BLOG!! DISFRUTALO PRECIOSSAA!
    http://tequieroentrealgodones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado :) Acabo de descubir tu blog y me gusta mucho mucho como escribes, me quedo por aki!!!
    besos xD

    ResponderEliminar
  12. El final te desarma todos los esquemas, y la anunciada despedida te llena de dolor. Excelente.

    Te dejo mi blog por si quieres echar un vistazo:

    http://misrelatosyesteblog.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Nooo volvee volve a postear como antes tenes re abandonado el blog y siempre ha sido mi favorito de hace años, antes subias por dia un post que ha pasado? :( te queremos de vuelta chee..

    ResponderEliminar
  14. si fuera cierto el caso que escribes para ti u otra persona yo te aconsejeria que le hagas llegar la carta .no hay justificaciones ...entonces para que la escribieron ....... sabes creo que merece saberlo . yo lo creo asi .

    imaginense si fuera cierto que me comprometi hace 2 meses por despecho y graduandome me caso solo imaginemos bueno si fuera cierto baaaah

    no deben complicarse tanto la vida ....los problemas se enfrentan no hay que evadirlos y solo se lucha por la causa justa y solo por algo que valga la pena

    ResponderEliminar
  15. Hola!

    Me ha encantado tu blog. Me ha inspirado mucho. Te dejo mi ultimo post sobre el amor, las crisis, como superarlas.. o no. Un abrazo fuerte.

    http://danieldelevin.blogspot.mx/2013/06/como-superar-una-ruptura-amorosa-parte.html

    ResponderEliminar
  16. Increible tu texto, aunque no me gusta eso de que sea tarde para hacer algo tan importante =( Me gusto mucho tu blog. Pasate cuando quieras por el mio. Un besito

    ResponderEliminar
  17. me ENCANTA tu blog, de verdad! Me quedo por aquí y te espero por mi blog!!

    Un achuchon fuerte

    ResponderEliminar
  18. Precioso. Magnífico blog. Un saludo,

    ResponderEliminar
  19. ohhhhhhhh :) linnnnnndo pero muy muy triste uhmmmm oh oh ohhhhh besos cuidate espero tu proximo post okis ^_^

    ResponderEliminar
  20. Hola! Volvi a blogger y en mi blog hay un premio para vos!
    Saludos y nos estamos leyendo :)

    ResponderEliminar
  21. No esperaba, en absoluto el final de este relato. Y me encantaría saber cómo continua.

    ResponderEliminar
  22. Me ha llegado hasta el corazón. Me encanta, es realmente bonito y muy triste. Escribes realmente bien, felicidades :D
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.