Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Día 389

20 de Julio, año 2013. Tarde. Lugar: algún sitio del enorme universo. Nuestro universo, sólo para nosotros, y porqué elegí esa fecha y no otra, pues fácil, porque fue el día en que todo empezó a suceder o volvió a suceder. Cómo cuándo se crea una máquina nueva, se resuelve un problema matemático, o empieza a sonar una canción desconocida y de pronto se vuelve tu favorita. Y en realidad no lo elegí yo, el me eligió a mi. No fue un accidente como se pensó, fueron las circunstancias de la vida, una seguidilla de decisiones paralelas que concluyeron en un mismo camino, un mismo destino, llámese, y porqué no, en una nueva oportunidad que el mundo, que tantas veces se ha complotado en nuestra contra, ese día, más precisamente, esa tarde se decide por hacernos un favor, y para variar o para quién no le de la cuenta, nos salió bien. No se cuánto durara de ahora en más, pero ese momento de cruce cósmico, químico, físico y todos los "ico" que puedan haber o existir en un diccionario d…

Día 388

Te escribo con el pensamiento, creyendo ilusamente que un día te harás responsable de mis palabras y que vendrás a decirme que sientes lo mismo. Pero yo te escribo para estar menos sola, para creerme que estas aquí conmigo, que nunca te fuiste, que siempre me quisiste. Y aún así no sabes lo que duele escribirte dos, tres o hasta diez lineas y luego borrarlas por lo estúpidas que puedan sonar cada verso. Quizás no soy la persona más valiente de este mundo y quizás nunca sepas cuánto te necesito. Y te escribo porque resulta más bonito inventarse un cuento que mirar nuestra realidad y lo alejado que estamos el uno del otro. Sin embargo, te escribo con el alma, con mi vida, con el corazón a medias. La otra mitad ya te pertenecía.

Dedicado a esa persona, la primera y la única, que siempre la llevo presente, a pesar de las circunstancias, del tiempo y de la vida.

Día 387

Él sonriéndote aunque le falten motivos. Él animándote a seguir. Él contándote sus infidencias de amores y no tan amores. Él intentando hacerte reír sólo para que seas feliz. Él hablándote de empezar otra vez por el precio que sea. Él ofreciéndote un abrazo aunque parezca innecesario. Él inventándote un mundo ideal sólo para vos y él. Él acompañándote en una tarde nublada con un café de por medio. Él desvelándose para verte soñar. Él susurrándote un te quiero al oído.