Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2013

Día 394

Las personas se obsesionan por estar con alguien, por caerle bien, por complacerla, por quererla, por extrañarla, por crear un mundo perfecto si sólo si esa persona esta en el, porque esta convencida que esa persona encaja en sus planes de vida y hasta es capar de cambiar sus opiniones, valores o pensamientos más íntimos con tal de que la otra persona diga "esta es mi media naranja y quiero que este en mi vida". Yo, por ejemplo, soy una de estas personas manipuladoras del inconscientes que si lo tomara como trabajo ganaría muy bien, pero creo que a veces es más fácil intentar ver los encantos de la vida sola que en compañía de alguien que en realidad nunca vera las mismas formas en las nubes o hará tal o cual locura por uno, solamente porque no es la persona indicada para mi. Quién lo sea deberá llegar cuándo sea, sin mi intervención de por medio, y así lograré una relación más sincera.

Día 393

No importa lo que suceda, siempre tendrás un camino por dónde regresar, un recuerdo del que aferrarte, un teléfono al cual recurrir en los momentos más desesperantes de la noche. No importa nada, siempre significarás lo mismo para mi, siempre te recordaré de la mejor manera, y encontrarás en mi un refugio para tu consuelo. No importa que tan lejos te alejes o dónde te quieras ocultar, la vida misma nos unirá si ese es nuestro destino, y bien sabes que no me importa si quiera de dónde vienes o cómo llegaste aquí, el quién eres o quién pudiste ser no te clasifica en un estereotipo de persona, para mi siempre serás quién dices ser. No importa si no quieres volver, yo seguiré aquí pase lo que pase.

Día 392

¡Salúd! También por esos tiempos que te hacen m***, por esas personas que te rechazaron y que no saben lo que se pierden, por aquellas noches en que la soledad desespera y mucho, y porqué no, por esos golpes que de tantos moretones te enseñan a esquivar la piedra, si es verdad que lo que no te mata te fortalece, o al menos te hace menos idiota y más inteligente.

Día 391

"No te odio", le dije para tranquilizarlo o quizás solo fue uno de esos actos fallidos que surgen espontáneamente en momentos importantes cómo cuando hay que conjugar bien los verbos o colocar metafóricamente las comas entre las frases para que la cosa no se malinterprete, y volviendo al punto inicial, en aquella búsqueda retorcida de los condimentos esenciales del odio, te veo como la causa principal, la que hace erupcionar la fórmula química, y me veo a mi, amando ver como eso sucede y nos sucede en la vida cotidiana, pues la verdad es que no te odio, o no tanto como en realidad quisiera, lo suficiente para olvidarte, o para olvidar el hecho de tener que recordarte las mil horas del día, despierta y aún somnolienta y se lo muy contradictorio que se vuelve todo ese rollo cuándo se quiere intentar odiar algo que en realidad se ama, porque admito que te amo fervorosamente o casi tanto como me apasiona decir esa palabra en momentos así, inéditos, como vos y yo.

Día 390

Pasan los días, los meses, junio, julio, no quiero pensar en agosto, aún así veo como se van las risas, los reencuentros, los buenos momentos y de todo lo bueno llega lo malo, el llanto, las pocas ganas de vivir, la soledad, la angustia, sentirse caer y seguir cayendo como en un sueño y más que sueño, una pesadilla, amarga, casi eterna, como la lluvia que no quiere concluir, hasta que sale el sol, llega el desahogo, la ilusión, el deseo de volver amar, y sentirse amada, correspondida y luego encontrarse con el rechazo, o mejor dicho, descubrir que nunca te quiso, que se fingió amor, hipócrita, soberbio, egoísta, sólo pensó en sí mismo, por diversión o por estar, pero ese estar no es pertenecer, no es querer, no es arriesgar, no es luchar, es deteriorar y robar, el tiempo que no vuelve, no se repite, no se recicla, no perdona, sólo se va, como todo, como todos, nadie esta de verdad, nadie es del todo sincero, nadie entrega por amor, nadie ama sin cobrar.