Ir al contenido principal

Día 390

Pasan los días, los meses, junio, julio, no quiero pensar en agosto, aún así veo como se van las risas, los reencuentros, los buenos momentos y de todo lo bueno llega lo malo, el llanto, las pocas ganas de vivir, la soledad, la angustia, sentirse caer y seguir cayendo como en un sueño y más que sueño, una pesadilla, amarga, casi eterna, como la lluvia que no quiere concluir, hasta que sale el sol, llega el desahogo, la ilusión, el deseo de volver amar, y sentirse amada, correspondida y luego encontrarse con el rechazo, o mejor dicho, descubrir que nunca te quiso, que se fingió amor, hipócrita, soberbio, egoísta, sólo pensó en sí mismo, por diversión o por estar, pero ese estar no es pertenecer, no es querer, no es arriesgar, no es luchar, es deteriorar y robar, el tiempo que no vuelve, no se repite, no se recicla, no perdona, sólo se va, como todo, como todos, nadie esta de verdad, nadie es del todo sincero, nadie entrega por amor, nadie ama sin cobrar.

Comentarios

  1. hola! e quede impactada con lo que describes con tanta sinceridad. Es cierto que muchas personas les gusta jugar con lo que sienten otros. O confunden lo que sienten con "amor". Pero también hay personas que no, que aman de verdad. Ten esperanza, que si se pierde eso no se puede seguir. Ánimos!! :) besos y suerte, espero que mejore pronto

    ResponderEliminar
  2. Hola , me encontre con tu blog y me gusto mucho , me gusta lo que escribis Saludos
    Te dejo mi blog por si quieres pasar: http://monocerottisv838.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  3. Bello, como todas tus entradas! Me encantaban las entradas con fotos, ojalá también postees más a seguido :) Besos!

    ResponderEliminar
  4. Qué difícil es el amor, pero al fin y al cabo, prácticamente siempre merece la pena ARRIESGARSE!

    ResponderEliminar
  5. hermoso lo que escribis! Felicitaciones :)

    ResponderEliminar
  6. Real, lleno de sentimiento y verdades ocultas en el corazón, que afloran en momentos de desazón. Seguí así, que a muchos servirán tus palabras y seguramente ya llegará el amor que también vea el valor de tu esencia.

    ResponderEliminar
  7. El amor es la base de toda nuestra vida... y forma parte de nuestas experiencias mas importantes, tanto las malas, como las buenas.
    Si fue asi, no te merecia...

    ResponderEliminar
  8. :) lindo pero muy triste

    ResponderEliminar
  9. Hola, termino de leer recientemente a un escritor y psicólogo muy renombrado sobre las separaciones, que son cuantiosas. Una de las razones es de que no sabemos elegir, decidimos con la mitad de la cintura para abajo, y no con la mitad hacia arriba. Nos dejamos llevar por una atracción física, no teniendo en cuenta que hace, que le gusta a la otra persona, que piensa sobre distintos temas importantes en una relación.El enamoramiento, el amor a primera vista, incurre más probablemente en el error, no dejando ver aquello que más tarde nos separa del otro/a.
    Hay que encontrar a esa persona especial, si queremos un compañero de vida que nos acompañe, y no caer en rutinas una vez hallado.
    Apenas te conozco y escribí demasiado. Disculpa si algo no te gusta.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Muy bonito lo que has escritoo.. :)
    pasaros por el mioo? http://beliveinyou8.blogspot.com.es/ :)

    ResponderEliminar
  11. es verdad.. a mi me han dicho que nunca se debe pensar en recibir nada a cambio , ademas si alguien pasa por tu vidate deja una enseñanza siempre deja su huella sea bueno o malo ya esta vivido :) besos enormes

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.