09 agosto, 2013

Día 391

"No te odio", le dije para tranquilizarlo o quizás solo fue uno de esos actos fallidos que surgen espontáneamente en momentos importantes cómo cuando hay que conjugar bien los verbos o colocar metafóricamente las comas entre las frases para que la cosa no se malinterprete, y volviendo al punto inicial, en aquella búsqueda retorcida de los condimentos esenciales del odio, te veo como la causa principal, la que hace erupcionar la fórmula química, y me veo a mi, amando ver como eso sucede y nos sucede en la vida cotidiana, pues la verdad es que no te odio, o no tanto como en realidad quisiera, lo suficiente para olvidarte, o para olvidar el hecho de tener que recordarte las mil horas del día, despierta y aún somnolienta y se lo muy contradictorio que se vuelve todo ese rollo cuándo se quiere intentar odiar algo que en realidad se ama, porque admito que te amo fervorosamente o casi tanto como me apasiona decir esa palabra en momentos así, inéditos, como vos y yo.

12 comentarios:

  1. Me encanta... *-* Pásate cuando puedas c:

    ResponderEliminar
  2. Bellas palabras. Me encantó la última parte, "momentos así, inéditos, como vos y yo".. Buen final :)

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, tus textos encantadores

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado muucho!! :)

    Te sigo!!
    me sigues?
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    Espero que te guste lo que escribo y que me comentes!! :D

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ¡WOW! Me encantó, creo que todos hemos pasado alguna vez por esos sentimientos encontrados y de cierta forma nos identificamos. Espero que estés bien <3

    ResponderEliminar
  6. Woooooowwwwwww!, me ha encantado.
    Algunas veces nos sentimos asi, es como te quiero pero no podemos estar juntos...
    No me gusta nada ese sentimiento la verdad, el texto lo has escrito genial
    Un saludo y pásate si quieres
    http://uultimosuspiro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. Del amor al odio solo hay un paso... en cuanto camines hacia adelante lo lograrás...lo dificil es dar el paso.

    ResponderEliminar
  8. Intentamos convencernos de algo, que casi siempre o casi nunca, consigue hacernos un lio interno que no soluciona nada.. Seguiremos repitiéndonos ese algo hasta lograr metérnoslo en la cabeza, y que no suene tan mal o tan falso como en un principio era..

    ResponderEliminar
  9. Esta increible! me encanto, todo esta fabuloso pero la ultima frase esta especial.

    ResponderEliminar
  10. Que pasada de texto y de blog.., me encanta¡

    ResponderEliminar
  11. AMEEEE!! gracais por tus bellas palabras, eres una escritora maravillosa

    ResponderEliminar