Ir al contenido principal

Día 391

"No te odio", le dije para tranquilizarlo o quizás solo fue uno de esos actos fallidos que surgen espontáneamente en momentos importantes cómo cuando hay que conjugar bien los verbos o colocar metafóricamente las comas entre las frases para que la cosa no se malinterprete, y volviendo al punto inicial, en aquella búsqueda retorcida de los condimentos esenciales del odio, te veo como la causa principal, la que hace erupcionar la fórmula química, y me veo a mi, amando ver como eso sucede y nos sucede en la vida cotidiana, pues la verdad es que no te odio, o no tanto como en realidad quisiera, lo suficiente para olvidarte, o para olvidar el hecho de tener que recordarte las mil horas del día, despierta y aún somnolienta y se lo muy contradictorio que se vuelve todo ese rollo cuándo se quiere intentar odiar algo que en realidad se ama, porque admito que te amo fervorosamente o casi tanto como me apasiona decir esa palabra en momentos así, inéditos, como vos y yo.

Comentarios

  1. Me encanta... *-* Pásate cuando puedas c:

    ResponderEliminar
  2. Bellas palabras. Me encantó la última parte, "momentos así, inéditos, como vos y yo".. Buen final :)

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, tus textos encantadores

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado muucho!! :)

    Te sigo!!
    me sigues?
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    Espero que te guste lo que escribo y que me comentes!! :D

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  5. ¡WOW! Me encantó, creo que todos hemos pasado alguna vez por esos sentimientos encontrados y de cierta forma nos identificamos. Espero que estés bien <3

    ResponderEliminar
  6. Woooooowwwwwww!, me ha encantado.
    Algunas veces nos sentimos asi, es como te quiero pero no podemos estar juntos...
    No me gusta nada ese sentimiento la verdad, el texto lo has escrito genial
    Un saludo y pásate si quieres
    http://uultimosuspiro.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  7. Del amor al odio solo hay un paso... en cuanto camines hacia adelante lo lograrás...lo dificil es dar el paso.

    ResponderEliminar
  8. Intentamos convencernos de algo, que casi siempre o casi nunca, consigue hacernos un lio interno que no soluciona nada.. Seguiremos repitiéndonos ese algo hasta lograr metérnoslo en la cabeza, y que no suene tan mal o tan falso como en un principio era..

    ResponderEliminar
  9. Esta increible! me encanto, todo esta fabuloso pero la ultima frase esta especial.

    ResponderEliminar
  10. Que pasada de texto y de blog.., me encanta¡

    ResponderEliminar
  11. AMEEEE!! gracais por tus bellas palabras, eres una escritora maravillosa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.