Ir al contenido principal

Día 398

Hace unos meses creí que me moría de tristeza, literalmente, y esta vez no es otra carta más para rellenar el espacio vacío, ni siquiera es ficticio, en realidad sí lo sentí en carne propia, el estar completamente sola, abandonada, parada en la nada misma. Hace ya más de ciento veinte días que oficialmente no tengo un novio a quién querer, a quien despertar con un buen día, a quien besar o esas cosas. Pero mucho más tiempo hace que no lo decía, no se lo contaba a nadie porque quería que fuera mi secreto y prefería ahorrarme esas conversaciones de penas y de lo bien que se nos veía cuándo estábamos juntos. Luego de esa dura etapa y ahora que me siento más despierta, ya no me avergüenzo de admitir que estoy soltera, o mejor dicho, que me separe definitivamente de otra persona a la cual pensé que con amor se iba a quedar toda la vida, cómo si el amor fuera un soborno más tentador que cualquier otra cosa, y con el pasar de los días, esa persona no llamo, no escribió ni dio señales de arrepentimiento ni suplicas, simplemente se acomodó en su decisión de ocuparse en otras cosas más importantes (a mi entender, mejores) que estar en una relación. Al principio no lo quise reconocer como tampoco quise cambiar el estado sentimental en una red social (por las dudas), creí que a más tardar a una semana de la separación iba regresar con un ramo de flores y un melodrama de disculpas al cuál yo no dudaría en perdonar, pero obviamente no sucedió. Aún me levanto y duele en algún lugar profundo de mi ser, seguramente dónde quedo ese ideal de persona maravillosa mezclado con la decepción que me dejo, pero ya no sufro por su ausencia, sé que un día el hecho de que no halla vuelto se lo voy agradecer y no justamente por la inspiración para escribir estas cosas, sino porque tenía razón, alguien mejor venía después de él.

Comentarios

  1. Arriba los corazones, niña! besos

    ResponderEliminar
  2. ÁNIMO!!!! ^^

    Puede que sea verdad eso de que alguien mejor vendrá después de él!!! ;)
    Suerte!!!

    Un beso!! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Ya tranquila mira yo hace años que estoy soltera, y no me avergüenzo, digo no tengo de que avergonzarme no?. Y tú tampoco.
    Besos, te espero en mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Increible el texto, no sabes cuanto lo entiendo, a mi me pasó lo mismo, pensé que regresaría y al final nunca sucedió pero al final el tiempo ayuda a curar las heridas aunque deje una cicatriz

    ResponderEliminar
  5. Que bonito texto, me hiciste ponerme en tu piel mientras lo leí y realmente creo que llegará esa persona que suplantará ese dolor. Todo es cuestión de tiempo. Si él ya no está a tu lado es porque así tenia que ser.
    Besos :)

    ResponderEliminar
  6. Y cuando ese alguien llegue, veras al pasado y te reiras de aquello ycon mas fuerzas se lo agradeceras.

    Te abrazo mucho.

    ResponderEliminar
  7. Que linda entrada, pero que difícil es esto. He llegado a pensar que por ahí en algún lugar está esa persona que realmente merece mi amor, tal cual es, dicen que esta mal querer tanto, pero no lo creo ni un poco. Ya viví el dolor, ahora por segunda vez, pero puedo estar tranquila por que se que he dado lo mejor de mi. He amado con intensidad, he amado de verdad. Ya vendrán tiempos mejores <3 Te envió un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. todo es para bien, chica, un saludo!! :)

    ResponderEliminar
  9. Luis Adrian..10 octubre, 2013

    sigue, que todo pasa y nuevas bellas cosas llegan :)!

    ResponderEliminar
  10. Yo ahora sé que alguien mejor que él ha venido. Y me alegro de haber rechazado su insistencia en contadas ocasiones. Ahora sí que estoy feliz, sin él, y con otra persona que de verdad me aprecia.
    Espero que ese alguien que está hecho para ti llegue pronto. :)

    ResponderEliminar
  11. Por supuesto que alguien mejor vendrá, porque como intento recordar siempre: "El pasado es un prólogo" <>

    ResponderEliminar
  12. Todo sirve de experiencia ya sea bueno o malo, la vida no se acaba ahi.

    ResponderEliminar
  13. Que triste, yo hace 6 meses termine con mi novio y todavía no lo superó espero algún día pensar así como tú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.