Ir al contenido principal

Día 400

Desperté, como todas las mañanas despierto, con mil cosas en la cabeza esperando a ser resueltas, algunos problemas del ayer que acechan y lastiman en los momentos menos indicados y la lista de planes por concluir. Coloqué dos cucharadas más de azúcar sobre la taza de té y me dispuse al trabajo cotidiano frente al ordenador. Como es habitual en mi, empece por escribir en un papel las cosas urgentes seguidas por las importantes y luego de ello revisé la casilla de mail y las redes sociales a las que asiduo. Lo interesante llega recién a los cinco minutos de navegar un rato, una noticia que me dejo helada, repitiendo en mi mente "porqué". Es normal encontrarse con historias de animales maltratados, personas que desaparecen misteriosamente y de la misma forma aparecen pero en una bolsa negra y sin quitar sensibilidad al asunto, de la misma forma uno se topa con las noticias más desagradables e igual de innecesarias de publicar, y como todo se volvió parte de la naturaleza cotidiana del ser humano, a la larga uno pasa por alto ese tipo de cosas, no porque este cansado de escucharlas, sino por el contrario, porque ya no quiere escucharlas. Sin embargo, nunca se puede pasar por alto la muerte de alguien con la que alguna vez tuviste una amistad, un parentesco o simplemente un trato de cordialidad. Quizás no sabías cuál era su color favorito o si su cumpleaños era en marzo o abril, pero sabes que existía, sabes como era, como hablaba, como sonreía, y lo más triste, sabes lo joven que era, que a lo sumo te llevaba tres años de diferencia pero no importaba, esa persona tenía toda una vida por delante, como vos, como yo. Entonces volví a repetir "porqué", esa pregunta que sólo nos hacemos en estado de egoísmo por querer conservar algo o alguien y como si eso en realidad cambiara algo de la vida o las palabras no dolieran tanto como el flashback de recuerdos que guardabas con esa persona en lo más profundo de tu ser. Hay cosas que uno nunca va estar listo para afrontar.

Comentarios

  1. Una triste realidad. Un beso, y mucha fuerza.

    ResponderEliminar
  2. Es realmente duro y triste pero sobre todo es que es real :(
    Muy emotivo, me ha gustado.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la entrada, escribes precioso. A veces no somos tan fuertes como creemos serlo, pero tampoco creo que seamos la mitad de débiles de lo que ocasiones nos sentimos. Todo a su tiempo.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Es cierto, muy cierto!!
    Es muuy duro!!
    Nunca estamos listos para afrontar la muerte, y menos si es de alguien querido!!


    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. Muy cierto la vida no nos prepara para afrontar la muerte, y aunque sea una persona que no conocimos bien duele el saber que ha terminado.
    Se fuerte >^.^<

    ResponderEliminar
  6. Que duro en verdad.. pero todos somos vulnerables, y tenemos el derecho legitimo de ser débiles, y frágiles en esos momentos.
    Te sigo! espero que pases por mi blog :) ya que hace tiempo deje de postear, y ahora he vuelto..

    ResponderEliminar
  7. A mi me paso hace un tiempo, es muy feo de verdad.

    Te dejo mi blog por si queres visitarlo http://yoselinacostab.blogspot.com/
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  8. Hola. Me a gustado demasiado tu blog.
    Te pasarías por el mio? Lo acabo de empezar y de verdad que me serviría de mucho algunos consejos?
    bailandoenlatormenta.blogspot.com

    besos!

    ResponderEliminar
  9. "Definitivamente nunca estaremos preparados"...... hermosos pensamientos en un momento tan difícil e incomprensible.... saludos

    ResponderEliminar
  10. No estamos preparados para eso... Lo mas dificil de esta vida es afrontar la muerte. Eso significa no volver a ver a esa persona ¿quien puede estar preparado para eso?

    ResponderEliminar
  11. http://fotografiesophie.blogspot.com.ar/ Siempre me gusto lo que escribistes ♥

    ResponderEliminar
  12. Hola Chica del Blog!
    Me paso por acá no muy a menudo, pero lo he hecho alguna que otra vez para decirte lo mucho que me encanta y me inspira tu página. Te leo desde que empezaste en Fotolog, desde cuando escribías cada día por aquí, hace años. Soy un tipo de lectora silenciosa porque no suelo comentar, pero sin duda estoy aquí frecuentemente para leer tus maravillosas letras, que tienen un poder de transportar y de hacer sentir.

    Desconozco, como muchas lectoras, tu identidad, pero sí opino que deberías usufructuar tu talento (o don) realizando obras físicas, novelas o libros, yo fuese la primera en apoyarlo sin duda! Ah, y también fluir un poco del anonimato (nuestra curiosidad es grande jaja)

    Te envío saludos y espero que continúes en el blog siempre: ¡embelesas! Cuídate :).

    P,S,; ¿Tiene Twitter tu blog?,

    Nadia.

    ResponderEliminar
  13. CONCUERDO TOTALMENTE CON LA ÚLTIMA ORACIÓN

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa!
    Después de mucho tiempo sin escribir en mi blog (http://pleasecometobarbieworld.blogspot.com.es), me mudo a otro espacio y me gustaría compartir con mis seguidores del anterior blog este nuevo proyecto, que años después he cogido con muchas ganas.
    Espero que te guste.
    Un beso

    Mariluz Garzo
    http://mariluzgarzo.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  15. buen blog, te lo sigo:)
    el mio es: http://historiadeunamor12345.blogspot.com.es/
    un beso.

    ResponderEliminar
  16. hola, amo como escribís te juro! y nada, te invito a pasar por mi blog creado hace unos minutos. Es más que nada un desahogo
    http://nohayfuegosiguales.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  17. todo lo que escribes es verdad segun mi humilde opinion , esta entrda es justo lo que necesitaba , leer cuando me siento asi aveces

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

Día 89

Y te encontre... Y me encontraste... No se quien encontró a quien primero, pero ahora estamos juntos y eso es todo lo que importa. Si la vida pasa, quiero que sea a tu lado, no con alguien más que no seas vos. Porque haces que todo lo imperfecto sea perfecto, incluso yo, incluso vos. Yo sólo te puedo dar gracias a ti por compartir mi vida, por ser parte de ella, por dejarme soñar, por hacerme soñar, por ayudarme a entender lo incomprensible, por ser mucho más que un brazo derecho, e incluso el izquierdo. Más tengo que agradecerte por no mostrarme una realidad de fantasía, porque sólo así yo puedo entender que es amar en la adversidad, en el después de todo, en el después de nada. Amar sin medida es lo mejor que uno puede hacer, no para hacerse fuerte sólo, sino para hacerse fuerte acompañado.