Ir al contenido principal

Día 402

Sucede, y no siempre, que te encuentras con alguien para beber ese café del que tanto prometieron invitarse mutuamente, en alguna esquina con un nombre indescifrable del que esperaban reírse el resto de la tarde mientras el sol caía sobre la ventada decorada del salón, y todo parece estupendo en ese instante, los nervios y los mitos urbanos pasan a un segundo plano cuándo te sientes a gusto con alguien que puede vivir a unas cuantas millas de ti y aún así creen tener tanto en común como si se conocieran de otra vida. Revuelves el café una vez más para asegurarte de esparcir el azúcar en todas las áreas amargas mientras intentas ignorar esos ojos ansiosos y expectantes. Por un lado le temes, sabes que te esta examinando, retratandote en cada pestañear, pero te gusta, y más aún te conforta saber que es él y nadie más el que esta compartiendo su vida sin medir las circunstancias. Y cuando tocan las seis y la hora de partir descongela abruptamente esa sensación de ensueño, regresas con la cabeza hecha polvo aunque una mezcla de felicidad extasiada se entorpece con un sabor amargo, un pinchazo inesperado, la sensación de haberte quedado con demasiadas cosas en la punta de la lengua y esa inevitable pregunta del que sucederá de ahora en más. Quizás hablaste por demás o tal vez debiste admitirle que el café no es de tus preferencias y en su lugar solo deseabas permanecer en su compañía. Sea como sea, ojala que siempre haya una excusa para verse, para quererse, para sentirse un poquito más cerca, para beber un café endulzado por demás aunque al final resulte ser la mejor anécdota de sus vidas.

Todavía espero ese café.

Comentarios

  1. Y como siempre, me encantan tus entradas

    ResponderEliminar
  2. Hoy sali con un amigo y muchas de las sensaciones que describes, las senti hoy, el es mi amigo pero es un amigo que se ha vuelto entrañable para mi.
    muy buena entrada realmente. (:
    un abrazo y feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  3. Encantador.
    Me encanto el post.
    Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  4. Un día llegará. Llegará. Siempre llega. Nadie puede resistirse a tomar una taza de café en compañía de. Todos sabemos que no es por el café. No.

    ResponderEliminar
  5. Jo, PRECIOSO!!!! *.*


    Un beso! ;)
    http://myworldlai.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado. Llevaba tiempo sin pasarme por ningún blog por ciertos problemas y tal y eso de venir a ver este no ha sido para nada un fallo ni una pérdida de tiempo.

    ResponderEliminar
  7. Uno de enero, el día perfecto para perseguir tus metas. Año nuevo, vida nueva. Un saludo, gran blog.

    Si tienes tiempo puedes pasarte por el mío y dejar una hélice.

    Charlie.

    ResponderEliminar
  8. Siempre entraba a tu blog esperando con ansias un nuevo escrito y aquí está. Te deseo un gran y feliz año. Me sentí súper identificada con lo de "...ojalá que siempre haya una excusa para verse, para quererse...". Me calza, besos y bendiciones.

    ResponderEliminar
  9. Siempre me dejas sin comentarios, tus perfectas entradas siempre me dejan sin cosas que añadir. En este caso comento también para felicitarte el año.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Son perfectas tus entradas, siempre amé este blog. Sos una escritora de maravilla, lo sabes.

    Feliz año nuevo!

    ResponderEliminar
  11. ya llegara aunque se haya acabado esa taza de cafe

    ResponderEliminar
  12. Muy linda tus entradas! Y no soy de las que le gusta leer novelas. Si escribes una novela algun día, porfavor dejamelo saber!! Feliz Año nuevo!

    ResponderEliminar
  13. qué lindo lo que acabo de leer.
    me pasó solo una vez,
    pero tomábamos té.

    ResponderEliminar
  14. Que bonita entrada ¡por dios!.
    Me encanta como escribes, besos :)

    ResponderEliminar
  15. Hace tiempo había leído esta entrada y realmente llegó a tocarme el alma, por eso es que me gustaría que sepas que un perfil de Facebook ha copiado este escrito tuyo y lo ha publicado en su muro (como si fuera suyo) lo cual me pareció mal y poco original, y lo he denunciado. Me molestan las personas que se mandan la parte con cosas así.
    Te sigo desde siempre y te admiro mucho :) sigue escribiendo, por favor! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisarme, lamentablemente hay gente que con tal de mantener visitas todos los días, copia sin descaro, yo por el contrario prefiero dar creditos o no publicar por varios días hasta tener algo interesante que decir.

      Saludos y gracias por leerme :)

      Eliminar
  16. Te leo desde hace tres años porque describes exactamente lo que me está pasando. Siempre aciertas😊

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Día 409

Un lugar. Todos necesitamos un lugar en la inmensidad de este mundo, un espacio dónde sentirnos bien, dónde ser uno mismo, auténtico, sin las voces de los prejuicios, un lugar dónde se pueda entrar solo o acompañado, a gusto de cada uno. Dónde se pueda decir «llegué, éste es mi sitio y aquí me quedo». A veces el lugar no tienen que ver con algo físico sino algo perdido en el inconsciente, aquel ideal de cosa, lugar o persona. Un lugar dónde refugiarse, dónde soportar los huracanes de la vida, dónde encontrar el silencio de la rutina ajetreada, o dónde gritar lo que el resto ignora. Mi lugar es este, es ahora mismo escribiendo algo que quizás sólo yo encuentre su verdadero significado y nadie más entienda. Un lugar dónde nadie más me comprenda, y que suelo dejar, abandonar por tiempo indeterminado, pero nunca olvidar. Sólo aquí me siento «bien».

Día 410

Hay cosas que no se olvidan, como los viejos lugares dónde me ví crecer, dónde aprendí a ser más fuerte sola o acompañada, pero crecer al fin. Hoy recordé, después de muchos años, este añorado espacio que solo yo me invente para sentirme bien cuando todo lo demás me dejaba mucho que desear. Ahora me siento como primeriza otra vez, escribiendo no se qué ni porque, quizás siempre quedaron cosas por concluir y me siento en la obligación de hacerlo desde aquí. Creo que lo estaba ansiando de verdad el poder volver a escribir con esta libertad, como siempre lo pensé, hacerlo sólo por y para mi, y aquel que aún quiera leer, bienvenido será. Claro que ahora regreso con otra mentalidad, ya no soy la misma que hace casi tres años atrás, han pasado tantas cosas, han cambiado tantas otras pero de a poco espero volver a empezar.

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.