Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2014

Día 406

Una llamada puede cambiar la historia, el sentido a la vida, un giro de 360° inesperado que te despierta, y te recuerda que aún estas vivo, más vivo que nunca. Reaccionas, más que por instinto y piensas, calculadoramente, en cómo hubiera transcurrido todo si esa llamada nunca se hubiese introducido en tu teléfono móvil, a las tantas horas de la noche cuándo ya nadie debería estar trabajando, cuándo gran parte del mundo ya reposa sobre sus almohadas esperando conciliar un sueño del que ya tu mente no quiere ser parte. No lo tenías todo, pero tampoco lo necesitabas todo, hasta se podría decir que eras feliz entre comillas, porque era una felicidad esporádica pero sin sobresaltos. Y ahora, un absurdo acontecimiento pretende ser el centro de tus decisiones, regresar o no regresar, esa es la cuestión. A los pocos minutos cuelgas, y el silencio se ve interrumpido por tu ritmo cardíaco. Superar el 14 de febrero sola, sin tristeza y sin recuerdos ahora parece una tontería sin comparación. Per…

Día 405

14 de Febrero. Un día más en el cual el marketing le gana al amor. No tengo dudas, personas enviándose mensajes verborrágicos de sentimientos profundos, eternos, hipócritas y excesos de corazones, «xoxo» y «esta noche nos veremos». Desde las vistas panorámicas en una plaza, desde un balcón olvidado en el corazón de la ciudad, un auto en la carretera y cursis demostraciones con promesas de lealtad que duran un suspiro como un ramo de rosas, hasta que se pase la fiebre del día, sean las 12 y todo regrese a la normalidad, a lo típico, a lo insignificante, a lo que nadie quiere ver, saber u oír en público porque eso es cosa de alcobas. No, no soy mala onda o mala leche, soy sincera, honesta, y no me lo creía ni cuando creía estar enamorada, pero lo que si es creíble o increíble es la manipulación de los medios para vender amor en un aviso clasificado, en una fotografía que durará 5 segundos en la televisión o en las redes sociales, ni los pasacalles sobreviven más de un mes en pie, sin qu…