Fragmentos de la vida diaria, de mi vida, y otros no tantos,
reflexivos o dichos al pasar, olvidados en el anonimato de la vida cotidiana. Tan utópicos y palpables a la vez.

Seguidores

23 mayo, 2013

Día 381

Hubo un día en que las cosas cambiaron, el café ya no sabía tan amargo ni tan caliente, los libros dejaron de contar el mismo final, y entre nosotros ya no había motivos para seguir fingiendo que nos queríamos, y con eso nos quitamos un peso menos de encima. Ya no teníamos porqué seguir viéndonos a la cara en la misma habitación ni crear diálogos innecesarios para tener algo en común. Hasta los gustos musicales eran diferentes y cada vez nos veíamos más lejanos a pesar de estar a pocos metros. No fue tu culpa y tampoco estoy segura de admitir que fue la mía pero sucedió que un día otoñal y bajo una tenue lluvia, empezamos a ser sinceros con nosotros mismos.

11 comentarios:

  1. Un texto simple, pero una situación muy compleja.
    ¿Por qué ser sinceros con nosotros mismos es algo a veces tan complicado?

    ResponderEliminar
  2. A veces no hay nada mejor que ser sinceros con nosotros mismos para darnos cuenta de que hay situaciones que o dan a más. Hermoso el texto.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. No quiero llegar jamás a vivir eso, el texto me gustó, pero es triste, algo normal cuando se apaga esa llama que nos daba la vida.
    Besazos :)

    ResponderEliminar
  4. De cambios está hecho el camino, y lo que un día empezó hoy puede acabar.

    El texto es precioso <3

    ResponderEliminar
  5. la sinceridad, descubre la verdadera cara del humano... un abrazo grande y suerte para todo ... cuidate

    ResponderEliminar
  6. Un día darse cuenta de que ya nada es lo mismo, es una triste sensación, la verdad.
    Bonito texto :).

    Pasate por mi blog si quieres: http://lajauladelolvido.blogspot.com.es/
    Un saludo ^^.

    ResponderEliminar
  7. Hay cosas que son tan tristes y ciertas, que escribirlas resulta bello.
    http://talvezquizasprobablemente.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  8. A veces duele, pero es lo mejor. En muchas ocaciones nos aferramos tanto a las personas que olvidamos nuestros verdaderos aspectos y nos inundamos del otro que no somos capaces de ver como ha cambiado como hemos cambiado y en que nos hemos convertido.

    ResponderEliminar
  9. Genial, un texto terriblemente inteligente!

    ResponderEliminar
  10. Encuentro en tus palabras una gran verdad, felicidades..

    ResponderEliminar