Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Día 147

Tan sólo díme dónde se escondió nuestra pasión y saldré a buscarla para traerla de regreso. Tan sólo cuéntame qué fue de nuestro amor y lo reviviré con muchas caricias y besos. Tan sólo regálame un segundo más a tu lado y haré de la palabra olvido tu peor deseo. Tan sólo háblame de que existen los finales felices y lograré que el nuestro sea el mejor que se halla escuchado en mucho tiempo. Tan sólo confiésame que aún sigo siendo tu gran amor y no permitiré que se vuelva a arruinar todo esto. Tan sólo déjame darte razones para quedarte y estoy segura que no necesitarás demaciado tiempo para elegirme de nuevo.

Adiós Septiembre, será hasta el próximo año.

Día 146

Ayer quise abandonarlo todo. Y lo digo muy en serio. Estaba tan cansada de la monotonía, la rutina, el cansancio, el aburrimiento, el agotamiento... En fin, de lo mismo día tras día y aún lo estoy, pero hoy algo me motivo, y me hizo cambiar de parecer. Reflexione mucho al respecto y llegue a la conclusión de que quiero ser alguien en la vida y tengo una oportunidad para hacerlo hoy. No puedo desaprovecharla, no a esta altura del partido. Me falta mucho, pero ahora no es el momento para dejar de caminar y detenerse, no puedo bajar los brazos por más que me pesen, y vea tan lejano mi futuro. Además, ya hice buena parte del camino y sería un error desperdiciar lo hecho. Por más agotamiento que tenga física y emocionalmente, no debo y no quiero rendirme. Necesito nuevas fuerzas para continuar para seguir siendo positiva y perseverante. Nada nos cae del cielo, y hay que hacer muchos esfuerzos para llegar lejos. Ya voy a tener mucho tiempo para descansar, para tomarme vacaciones, para no ha…

Día 145

El corazón roto se cura con varios kilos de chocolate, porque ya no sentirás el dolor que genera el corazón ante una pérdida y/o desilusión, sino el dolor de estómago que te produciría la ingestión. Irónico, pero cierto. Y a veces me siento así también en la vida real. Destruida por dentro a pesar de tener un amor, que de momentos parece ser no correspondido.

Punto y aparte.

Les debo muchas gracias a todos los que leen mi Blog, porque si no fuera por ustedes, valla uno a saber que tan olvidado estaría en el ciberespacio. Así que 6 mil veces gracias! Ojala siempre puedan ustedes ser parte de esto, y yo pueda seguir escribiendo (primero para mi y después) para ustedes.

Día 144

Un día, prometo que dejaremos todos nuestros miedos de lado para vivir esa historia sin fin que tanto soñamos, y olvidaremos los prejuicios que tienen los del mundo, odiaremos e ignoraremos a los terceros entrometidos y haremos del tu y yo un teorema resuelto. Venceremos al desconfío y a los celos, y haremos de nuestros nombres un cuento de ensueño. Juro que lucharemos a capa y espada y nos volveremos más invencibles que el tal Cupido. Viajaremos desde Marte hasta Neptuno, y daremos la vuelta al mundo en cuestión de segundos con el sol y la luna de testigos. Dos personas tomadas de la mano son más fuerte que una sola y yo veré por ti mientras tu seas mi escudo protector con tus brazos estrechándome sobre tu cuerpo. Dejaremos que el resto hable por hablar, hasta que no le quede de otra más que callar y reconocer que nuestro amor como una roca fuerte es y tan inalcanzable para los que no nos tuvieron fe.

Día 143

Al final, al único que le importa que tengas un buen corazón es al cardiologo.

Día 142

Si pudiera vivir nuevamente mi vida, me armaría de valor para hacer todo lo que hasta ahora no hice por miedo o desconocimiento. Subiría a una montaña rusa para entender porque todos gritan, haría más ejercicio pero no me privaría de comer absolutamente nada. Diría las cosas de frente, y dejaría de preocuparme tanto por el que dirán. Me daría mis gustos, tomaría más enserio los consejos y dejaría de dar los que yo nunca sigo. Escucharía más a mi corazón, dejándome llevar un poco más por las emociones del momento. Me despertaría aunque sea una vez al mes temprano simplemente para ver el amanecer y me quedaría despierta toda la noche para ver si veo una estrella fugaz. Haría más locuras. Reiría lo suficiente para que me doliera la panza y lloraría lo que me haga falta, aunque no me angustiaría por tantas cosas insignificantes. Me esforzaría por cambiar las cosas malas pero guardaría ciertas cosas de mi carácter y personalidad tal cual. Ya no me haría tanto la cabeza ni me la llenaría co…

Día 141

Busco sentimientos sin fechas de caducidad.

Día 140

Para perdonar, no se trata de hacer borrón y cuenta nueva y ya, sino de arrancar la hoja y romperla a pedazos. Verla destruida es lo único que puede traernos alivio. Decir "ya pasó", es más reconfortable que decir "ya lo olvidé". Es cierto que jamás se olvida del todo. Y el olvido sin perdón, jamás es olvido, sino más bien una mentira que decimos espontáneamente porque sí. Pero tampoco sirve de nada llenar la mente con tristes o malos recuerdos, que lo único que hacen es amargarnos más la vida. Admito que yo aún hoy, sigo intentado olvidar las imágenes más dolorosas de mi existencia. Esas de las que uno se lamenta día a día y se pregunta ¿Por qué tuve que haber visto algo que no me convenía?. Fué mi decisión y probablemente me persiga toda la vida. Pero me gusta pensar, aunque sea a veces, que con escribir esos pensamientos en un papel y prenderlo fuego, para gozar de ese momento en que arde lentamente, me alivia mi ser. Irónicamente debería decir que ni con una fo…

Día 139

Espere tanto tiempo para que llegara este momento. Fueron tantas noches que soñé con este día y me hice tanto la cabeza que ya no recuerdo nada más. Quería que sucediera. Quería que trascendiera mis expectativas, incluso mis ilusiones. Y así fué. Lo mejor y es lo único que puedo traer de la memoria a la vida real. Fué mágico y aún lo siento como si hubiera sido hace tan sólo unos segundos. Esa mirada que me llego, e hizo electricidad al conectarse con la mia, como las neuronas cuando hacen sinopsis, así tal cual. Y así es como se me pasa la vida quedándome en ese instante, que llena el stock de la memoria. Todo lo que sé, sentada aquí escribiendo para ti nuevamente, es que algo te llevaste aquel día. Algo perdí y nunca más volví a tener. Quién me mando a mi a ofrecerte más de lo que tenía, dejándome en banca rota para siempre. Si hubiera sabido que ese sería el principio de una historia con un fin en veremos, quizás lo hubiera pensado dos veces. Me pregunto porque nadie te advierte an…

Día 138

Uno sí sabe lo que tiene. Lo que pasa es que nos gusta jugar al tesoro perdido para olvidarlo, y luego recordarlo en los momentos de soledad.

Día 137

Me falta mucho orgullo para evitar decir que te amo. Me encantaría ser un poco más arrogante e independiente antes que andar rogándote. Quisiera dejar de tener tanta compasión por esta relación que sólo gira en circulo, o mejor dicho, en vos. Debería hacerme menos la cabeza por cosas estúpidas, si total, por algo se dice que el destino ya esta escrito para cada persona. Y si tenemos que estar juntos, cuando tenga que ser, será. Odio tener que reclamarte diez mil veces lo mismo, pero más odio que vos nunca me reclames a mi nada. Jamás sentí tus celos, y hasta incluso, a veces dudo que tengas sentimientos. Te juro que el amor me gana, pero el odio me consume. Tengo ganas de matarte con besos y todo eso que me guardo para mis noches en soledad, mientras vos te vas a hacer de las tuyas. Si me decís que me sos fiel te creo, pero tu actitud te delata, y ni quisiera oír a tu conciencia. Simplemente te quiero por todo este tiempo, porque no cualquiera me aguanta porque sí. Pero temo demasiad…

Día 136

La pregunta que rodea no sólo mi existencia, sino la de un país entero, es: ¿Porqué exister tanta maldad?. Era una nena... Una nena de once años nada más, con una vida por delante, con deseos por cumplir, y sueños para hacerlos realidad. No encuentro respuestas ni entendimiento para comprender porque hay personas que hacen lo que hacen. ¿Cómo pueden dormir con esa conciencia? Dudo incluso que la tengan. Lo que se hizo, y lo que se debe estar haciendo en este momento y nadie lo puede saber, no tiene justificación alguna. Aprovecharse de un menor, torturarlo, matarlo. ¿A dónde fuimos a parar?. Es la historia que nos toca conta hoy nuevamente, y con el mismo dolor de siempre. Hasta cuándo será es lo que nunca sabremos, al igual que si realmente tiene una utilidad la palabra justicia. Yo no quiero un país así, yo no quiero vivir en un mundo así. No quiero tener miedo de salir a la calle sean las tres o las seis de la tarde. Quiero mi libertad, esa que aparecen mencionadas en las leyes de …