29 octubre, 2012

Día 308

El día que me vaya, deseo que me recuerden como lo que siempre fui: Una escritora frustrada que sólo escribía para un Blog -que por suerte se hizo popular entre algunos- pero nunca logro un título oficial en escritura, también quiero que me recuerden como la soñadora y fantasiosa de las historias inconclusas con finales tristes, la misma chica que moría por encontrar al amor de su vida. Quiero que en el futuro, cuando alguien mire este reducido espacio saque una buena conclusión de mi pero que no pase por alto mi realidad: Una persona sin suerte en la vida pero perseverante por sobre todo y sin necesidad de ahogar mi felicidad por un par de mal aciertos. Ojalá que para cuándo yo halla dejado de escribir sea por falta de cualquier cosa menos de voluntad e inspiración. Si alguien toma mi lugar que sea para bien, y más que para bien, que sea para mejor. Yo sólo anhelo que nadie olvide el gran entusiasmo que -aún- tengo por escribir. No me interesa escribir para un libro o cosa parecida, para mi ya no sería lo mismo. Mi sitió fue, es y seguirá siendo este Blog que con sus idas y venidas, sus caídas y repuntes, le soy leal. El día que yo me vaya, prefiero que recuerden los buenos textos que escribí con amor más que a mi como persona.

26 octubre, 2012

Día 307

Otra vez esas mariposas dando vuelta en mi. Van y vienen como si nada, suben a la cabeza y bajan al estómago una y mil veces. Me pregunto quién de los tres tienen la culpa, si ellas, si él o yo, o todos. Lo miro tantas veces como me sea posible y él no se queda atrás, parece que le gusta el juego de sostenerme la mirada tanto como a mi. Definitivamente tengo un karma con su nombre y juro que lo espero ansiosa, y cuando lo veo llegar mis nervios se ponen a flor de piel, pero yo insisto, necesito un insecticida que extermine estos síntomas de enamoramiento fugaz de una buena vez. Igual admito que me gusta estar así e imaginarme la vida en color de rosas y demás, pero tampoco la pavada. Ilusionarme una vez esta bien, dos veces ya es bastante, pero siempre no esta bueno. A parte estas historias son contadas de la misma forma siempre, como un deja-vu: Lo conozco, me enamoro, y no lo vuelvo a ver. Y lo que yo realmente necesito es que se quede por una vez sólo eso pido, una vez.

23 octubre, 2012

Día 306

Recuerdo ese día como si hubiera sido hace pocas horas, creo que fue el momento más emotivo de nuestras vidas. Sin palabras, sin besos, sin nada importante ni sobresaliente pero ese día me sentí importante en tu vida. Unos minutos antes te había llamado aturdida casi llorando, y te pedí que nos encontráramos porque te necesitaba con urgencia. Más que a nadie, más que a nada, quería que estuvieras en mi difícil momento. Camine unas pocas cuadras para llegar al lugar de encuentro aunque estaba segura que iba a tener que esperar tu impuntualidad cotidiana, pero ahí estabas, impaciente por saber que me estaba pasando. Nos vimos a los ojos pero no nos dijimos nada más y ahí supe que estábamos conectados de verdad. Por primera vez no te fui indiferente ni quisiste hacer un chiste para pasar el mal trago. Simplemente, me contuviste y estuviste, como nunca antes lo hiciste. Hoy lo recuerdo mientras escucho una canción triste que dice todo lo contrario, y por eso hoy sonrío, porque esa canción no habla de nosotros dos.

19 octubre, 2012

Día 305

Un chico le regaló 10 flores a una chica y le dijo:
-Te querré hasta que la última flor muera.
Una de ellas era de plástico.

16 octubre, 2012

Día 304

Mi mejor y muy querido amigo, irreemplazable e irrepetible, esos son tus mejores adjetivos din duda. No sé cuántas personas son capaces de tener fuerzas para escribir una carta como esta sin querer llorar antes de terminarla. Como todo en esta vida llega, ese momento doloroso sé que llegará, y para entonces no tendré las palabras justas que necesitas saber antes de que te vallas. Lo que para algunos es la suerte o el destino yo lo llamo Dios, y Él te trajo a mi por algún motivo. Dios me permitió que te salvara la vida una vez, y mi recompensa fue que te quedaras para siempre. Me acompañaste, increíblemente en las buenas y en las malas, siempre silencioso pero con una mirada tierna y comprensiva que me bastaba para saber que en algún punto me entendías. Desde entonces te adore, te cuide, te ame. Desde entonces te adopte en mi familia y hoy, hoy que pienso en que un día te vas a ir de mi lado, se me parte el corazón en mil pedazos. Mi único y mejor amigo, la vida no será igual sin tu presencia y yo sólo quiero que recuerdes que un día voy a pasar a buscarte donde sea que te encuentres, y estoy segura que vas a estar con tu lealtad esperándome ansioso porque te sostenga en mis brazos nuevamente.

13 octubre, 2012

Día 303

Increíblemente nos hemos dejado atrás aún cuándo prometimos no separarnos nunca, pero aún si te recuerdo es con esa gran sonrisa, y mientras traigo al presente todas esas conversaciones largas y distendidas que teníamos de la vida, creo escuchar tu canción favorita. Ahora que paso tanto tiempo sin tener noticias tuyas puedo decir que estábamos locos o por lo menos, estábamos a punto de hacer una locura. Imaginate, vernos por primera vez con tantas cosas contenidas ¿De verdad pensabas que iba a funcionar? Yo no te digo ni que si ni que no, pero entre vos que no parabas de mencionarla a Ella y yo no dejaba de hablar de mi mala suerte en todo, la verdad que no le encuentro mucho sentido a la cosa. La cuestión es que te diga lo que te diga no me puedo engañar a mi misma, y si nos hubiéramos conocido en persona... Mira, de tan sólo pensarlo, no puedo ni terminar de escribir que hubiera pasado entre vos y yo.

09 octubre, 2012

Día 302

Como una máquina programada para hacer lo mismo una y otra vez, así actúa mi vida sin querer. Admito que no proceso todo lo que siento, me cuesta digerir ciertas cosas y otras, ni cuenta me doy de lo que en verdad esta sucediendo. Día tras día, me transformo en un robot programado, esperando, ansiosa de que algo grande y asombroso me suceda. No quiero importantes sobresaltos, sólo algo interesante para resaltar con un fibron fluorescente al final de mi camino. Quizás pretendo demasiado, pero prefiero echarle toda la culpa a mi esperanza que no se deja marchitar tan fácilmente. La rutina te termina matando -dicen- por eso de vez en cuando cambio el viaje de regreso, agrego un dulce a mi desayuno y hago cosas estúpidas sólo para recordarme a mi misma que aún existo. Juro que a veces lo olvido. Pero no puedo dejar de ser leal a mis principios, de escuchar la misma canción a la misma hora en el mismo día, y de tener esos hábitos tan quisquillosos. Lo único que espero de esta inmutable vida es recibir una noticia de el. Yo sólo quisiera saber si aún me recuerda tanto como yo a el.

06 octubre, 2012

Día 301

La moda actual es: Si te gusta un chico que recién conociste, averiguas su apellido, lo buscas en facebook y si no tiene fotos comprometedoras o una relación sentimental con alguien, le das para adelante.

02 octubre, 2012

Día 300

Me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama; me verduguea; me ama.

Y después me dice histérica a mi. Si claro...

01 octubre, 2012

Día 299

Es evidente que después de haberlo escuchado por enésima vez tengo un trauma con ese nombre. Me persigue a dónde sea que voy, se cruza en mi destino, se mete en mi alma y retuerce mi corazón hasta que caigo a sus pies. Cada uno de ellos, son distintos, con distintas historias, en distintos contextos, y aparecen en forma esporádica en mi propia vida, pero todos tienen un encanto que no puedo negar. Es su estúpido nombre, tan común y corriente como la marea, pero no puedo evitar sentirme atraída y si encima viene combinado con un segundo nombre el efecto es peor todavía. Hace una semana conocí al último de mi lista y me perdí por completo en su no sé qué, y ahora estoy escribiendo esta incomprensible y absurda historia por su culpa. Lo odio, pero me gusta de una manera irreversible. No hay vuelta atrás. Sigo insistiendo, no tiene nada de especial, pero claramente tengo un karma con su nombre.