Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2014

Día 404

Todo lo que esperaba después de una extensa discusión era que la tomará por los brazos al momento justo, desprevenida y con el corazón abierto en sus manos, y que la amara, así a lo bruto, a lo torpe, a su estilo mientras sus labios se estrechaban sin compasión, sin dejar escapar otro suspiro que empeorara la situación; mientras se devoraban en lo profundo de su ser y se reencontraban con esos sentimientos extraviados, el mundo conspiraba para que fuera solo de ellos.

Día 403

No se porqué le doy tanta vuelta al asunto como si se tratara de vida o muerte. No sé porqué vuelvo a releer la misma página una y otra vez, como disco rayado, y resulta ser que ni siquiera era uno de mis libros favoritos. No sé porque la vida me hizo tan puntillosa para algunas cosas y tan precavida para otras cuándo solo es cuestión de despedirse para siempre siendo que acá ya no tengo nada que hacer y remarcando el hecho de que la vida continuó para algunos otros que creías conocer tan perfectamente. No sé porque, y teniendo presente mi insistencia en el tema, que alguna parte de mi quisiera regresar a esos viejos tiempos en que era supuestamente ser feliz y de pronto sale a la luz la falsedad humana que reaparece cuándo mejor conviene. No sé porque ya habiendo pasado cierto tiempo hay decepciones que me siguen doliendo y más aún temo no poder hallar el valor para perdonar siendo que yo no soy ni más ni menos que nadie, pero por ese perdón es el que nos hace libres para seguir adel…